OMIC
OFICINA MUNICIPAL DE INFORMACION AL CONSUMIDOR (OMIC)

La OMIC es un servicio gratuito de información y orientación para los consumidores y usuarios, así como de mediación en los conflictos que puedan surgir entre consumidores y empresarios, para intentar una solución amistosa.

Derechos de los consumidores:

  • Derecho a la protección de la salud y su seguridad.
  • Derecho a la protección de sus intereses económicos y sociales.
  • Derecho a la reparación de daños y perjuicios.
  • Derecho a la información y a la educación en materia de consumo.
  • Derecho a la representación por Asociaciones de Consumidores.

Funciones

Ofrece información, ayuda y orientación a los consumidores
Se encarga de la recepción, tramitación y mediación de las reclamaciones que se presenten directamente por el Consumidor o que le sean remitidas por otras Oficinas de Información al Consumidor o Asociaciones de Consumidores.
Fomenta la educación y formación de los consumidores.
Colabora con otras entidades públicas y privadas, también dedicadas a la protección de los consumidores.
Remite a la Junta Arbitral de Consumo aquellas reclamaciones en las que no se haya alcanzado un acuerdo mediador.
Asuntos que se tratan

Todos los relacionados con el ámbito del consumo:

  • Productos (automóviles, electrodomésticos, productos informáticos, ropa, vivienda, muebles,….)
  • Servicios (agua, electricidad, gas, teléfono, transporte, tintorerías, gasolineras, comercio,….)

Pueden utilizar este servicio

Todos los consumidores y usuarios; esto es, las personas físicas o jurídicas que compren o utilicen como destinatarios finales, bienes, productos, servicios, actividades o funciones, cualquiera que sea la naturaleza pública o privada, individual o colectiva de quienes los producen, facilitan, suministran o expiden

No tienen la consideración de consumidores finales quienes, sin constituirse en destinatarios finales, compren, almacenen, utilicen o consuman bienes o servicios con el fin de integrarlos en procesos de producción, transformación, comercialización o prestación a terceros.

SISTEMA ARBITRAL DE CONSUMO

El Arbitraje de Consumo es una vía extrajudicial, rápida, eficaz, voluntaria, económica y ejecutiva, para la resolución de los conflictos que en materia de consumo puedan surgir entre los consumidores/usuarios y los empresadores o prestador de servicios.
Si no se consigue llegar a un acuerdo entre las partes se celebra una audiencia y se dicta un LAUDO: resolución que es vinculante para ambas partes.

Los empresarios, a través de este sistema, tienen también la posibilidad de solicitar “reconvención”, es decir, en el momento de contestar a la reclamación, puede introducir peticiones frente al reclamante.

Ver Normativa Legal