Se denomina “mate” a la infusión hecha con hojas de yerba mate, una planta originaria de las cuencas de algunos ríos de Paraguay y Uruguay, que era consumida desde la época precolombina  y fue adoptada rápidamente por los colonizadores españoles, quedando como parte del acervo cultural en  Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay y también en zonas de Brasil y Chile.

La infusión tiene sabor amargo debido a los taninos de sus hojas, por lo que hay personas que prefieren endulzarlo  con azúcar o miel.

Se trata de un producto que tiene múltiples beneficios, avalados por diversos estudios médicos, como:

  • Debido a su contenido en  cafeína,  que es un termogénico,  ayuda a perder grasas.
  • Contribuye a neutralizar los radicales libres, reduciendo el riesgo de cáncer y otras enfermedades.
  • Atenúa la disfunción del músculo cardíaco resultante en isquemia (cuando el bloqueo de una arteria coronaria reduce el flujo sanguíneo al corazón).
  • Es diurético y laxante natural.
  • Es tónico, un estimulante que combate la fatiga mental y física, y favorece el trabajo intelectual.

No obstante, hay que consumirla moderadamente, ya que como todas las sustancias que contienen cafeína y teobromina, puede ser tóxica si se consume en dosis extremadamente grandes. Además, puede provocar intranquilidad, dolor de cabeza e insomnio. Especial cuidado han de tener los aquejados por hipertensión o quienes padezcan problemas de ansiedad o nerviosismo.

En Sudamérica, los rituales del mate son muy curiosos. Como dice un autor argentino en la web de Taringa, “en este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate provoca exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien y te hace pensar cuando estás solo.”

Se toma de diferentes maneras, en infusión en un recipiente llamado “mate” también, donde se coloca una bombilla (cuchara metálica especial), con azúcar, sin él… No  se debe reutilizar la yerba, tampoco servir frío, compartir sí pero respetando unas normas de higiene…. Mil y una reglas no escritas de una bebida tan popular en Sudamérica pero tan poco apreciada en Europa, a pesar de los beneficios para la salud que posee, aunque es cierto que se debe tomar con moderación.