Con el término “Coolhunter” o “cazatendencias” nos referimos a una de las profesiones de moda.  Se trata de personas formadas en técnicas sociológicas,  culturales, artísticas y de investigación de mercado, con el fin de anticiparse a lo que se “va a llevar” la próxima temporada en moda, tecnología, cultura, hostelería, peluquería, etc.

Realmente no es nueva la labor de encontrar indicios para anticiparse a la competencia para lograr así una ventaja competitiva en el mercado, pero  ya está incluida como especialidad en centros académicos y universidades, siendo el sector moda su principal baluarte.

En principio esta ocupación parece sencilla y atractiva, y que puede hacer ganar mucho dinero, porque, entre otras razones, aún no está muy explotada.

Consiste básicamente en observar y sacar conclusiones, pero es preciso un amplio conocimiento del sector y de la psicología del comportamiento humano. Hay que percibir el despunte de las tendencias (“trends”) antes de que se den, qué factores influyen y qué efectos producen en la sociedad. Todo debe estar muy estudiado porque sus decisiones influyen en las que vayan a tomar otros departamentos de las empresas para quienes trabajan los coolhunters (marketing y ventas, I+D, e incluso en las directrices de la empresa).

Estos profesionales viajan constantemente a las capitales referencias de la moda (Milán, Londres, Nueva York, Madrid, Barcelona, Tokio…); allí toman fotos, por ejemplo,  de personas que van vestidas de una forma que les llame la atención, en ocasiones las suben a su blog y las dan a conocer de modo viral.

Si se quiere saber un poco más acerca de esta profesión tan interesante, se puede contactar con la Asociación Española de Coolhunting (http://www.aecoolhunting.com/),  “un equipo de expertos que realizarán investigaciones de tendencias para tu negocio o empresa, y que te acompañarán durante la toma de decisiones estratégicas”. También ofrece formación presencial y online para quien desee dedicarse a desempeñar estas funciones.